¿Cual sería tu Set de Platillos Favorito? 

La elección de los platos de batería es crucial para sacarle el máximo partido a tu instrumento. Según el estilo de música que toques y dependiendo de qué tipo de sonidos busques, deberás elegir las características más adecuadas para cada plato. Aquí tienes una guía básica para orientarte en esa importante elección.

Platillos de concierto

Los platillos son una parte importante de cualquier kit de batería, si tocas Jazz, Reggae y Rock ‘n’ Roll. Sin embargo, antes de profundizar en sus usos en la música popular, nos gustaría mencionar brevemente sus usos en orquestas y bandas de música. La mayoría de las empresas ofrecen platillos diseñados específicamente para éstas últimas. Estos platillos se dividen en dos grupos principales.

Platillos Crash

Aunque los platillos no se usan con frecuencia, son una parte importante de todas las orquestas. Su función principal es hacer hincapié en el ritmo, así como producir otros efectos inusuales y espectaculares. Los platillos también se pueden utilizar para añadir un toque militar a la música, y se usan comúnmente en las marchas si se tocan en un entorno de orquesta o banda de música. En la música para cine, los platillos a menudo se utilizan para expresar sentimientos de tensión, rabia o en los momentos culminantes para expresar liberación y alegría.

Los crash de conciertos se utilizan en parejas y son sujetados por unas correas, que pasan a través del orificio en el centro del plato; los platillos se sujetan, tocan y controlan con la correa. Los platillos crash pueden ser golpeados fuertemente, para una dramática explosión de sonido, o frotarse ligeramente entre sí, para efectos más suaves y sutiles. Por lo general, se golpean entre sí en un ligero ángulo para evitar la creación de un breve vacío o cámara de aire entre los platos, que pueden ‘robarles’ volumen. Los intérpretes pueden usar su torso para amortiguar el sonido y controlar su decay, lo que permite fuertes pero cortos crashes staccato. En bandas de música, las correas se utilizan a menudo para girar y rotar los platillos, creando efectos visuales emocionantes y, a veces, se sujetan horizontalmente, de modo que aquellos que toquen la caja, puedan tocarlos con sus baquetas. Los platillos crash suelen ir acompañados de un bombo al unísono para aumentar su impacto. Los bateristas también suelen duplicar sus platillos crash con el bombo. En una partitura, las notas de platillos suelen ser escritas con una cabeza de nota en forma de x.

Platillos de batería

Platillo Ride

Los platillos ride se tocan generalmente en un ritmo repetitivo, para transmitir la sensación de base y la subdivisión rítmica de la música. Los platillos ride vienen en diferentes tamaños, desde 18 pulgadas hasta 24 pulgadas de diámetro, y ofrecen una amplia gama de propiedades tonales, al igual que todos los platillos. Al elegir un platillo ride, hay diferentes aspectos de su sonido que se deben considerar.

El Sonido: El ‘ping’ es el sonido brillante del impacto de la baqueta y lo que proporciona una definición a tus ritmos. El ‘wash’ es el rugido subyacente más oscuro, que se acumula mientras tocas un platillo ride. La cantidad de ping y de wash debe ser proporcional la una con la otra, para los estilos de la música que toques. Si hay demasiado wash, tus ritmos de platillos carecerán de definición, especialmente a volúmenes y tiempos altos, pero si hay demasiado poco wash, el platillo sonará ‘seco’, o carecerá del sustain que proporciona, por lo general, un platillo ride. Hay muchos factores que afectan al sonido de un platillo, pero el grosor es la variable crucial. Los bateristas de Heavy Metal suelen elegir platillos ride más gruesos, con una gran cantidad de ping, con los que puedan ‘cortar’ la música a todo volumen, mientras que los bateristas de jazz prefieren platillos ride más delgados con más wash, que suenan mejor cuando se tocan a volúmenes más bajos. No te olvides de comprobar la campana del ride. La mayoría de los platillos ride tienen una zona elevada y más gruesa en su centro llamada campana, que al ser golpeada produce un sonido brillante y penetrante, a menudo más definido, que puede cortar fácilmente la música a alto volumen. Los bateristas de kits suelen utilizar la campana para imitar el sonido de un patrón de cencerro, para los estilos de música latina. Al evaluar los platillos, hazte algunas preguntas. ¿Es fácil conseguir un sonido claro de campana del platillo? ¿Qué tipo de música tocas principalmente? ¿El sonido de platillos suena bien a los niveles de volumen que necesitas? ¿Hay suficiente ping en el sonido y/o puedes controlar el wash? ¿Cómo suenan cuando haces un crescendo? ¿El tono del plato es demasiado alto o demasiado bajo para tus necesidades? Al seleccionar los platillos, puede ser muy útil que un amigo toque el platillo mientras te pones de pie a cierta distancia de él, para tener una mejor idea de cómo va a sonar desde la perspectiva del público.

Platillos Crash

Los platillos crash se utilizan a menudo al final de redobles de batería, para reproducir los patrones de acento o para perfilar las transiciones de forma en una canción, por ejemplo, al pasar de la estrofa al estribillo. En estilos de música heavy, incluso se puede tocar como un platillo ride para añadir volumen y energía. Los platillos crash pueden variar desde 14 pulgadas a 20 pulgadas de diámetro.

El Sonido: Dado que los platillos crash se utilizan principalmente para los acentos, comprueba si el platillo puede tocarse lo suficientemente fuerte para tu estilo de música, y si también se puede tocar tan suavemente como sea necesario. ¿Durante cuánto tiempo se sostiene el crash? ¿Cuál es el tono del crash? ¿Oyes cómo el diámetro del platillo de una línea de modelo afecta a su tono? Ten en cuenta que los platillos con un tono elevado y más gruesos, tienden a ‘cortar’ mejor la música más fuerte, y que los crash más delgados reaccionan más rápidamente.

Platillos Hi-Hat

El Hi-Hat se utiliza de una forma similar a un plato ride, manteniendo el tempo e indicando el pulso subyacente de una canción. Se venden en pares y se corresponden en diámetro. Los platillos hi-hat se montan en un soporte específico, que utiliza un pedal que mueve el plato superior hacia arriba y hacia abajo. Al tocar ritmos sobre los hi-hats y variar la posición del pedal, puedes crear una amplia variedad de sonidos. También pueden tocarse sólo con el pedal, ya sea para crear un sonido ‘chick’ o un sonido ‘splash’. Los bateristas a menudo tocan ritmos de apoyo con el pedal hi-hat, mientras tocan su platillo ride. Los platillos Hi-Hat comúnmente tienen un rango de 10 pulgadas a 15 pulgadas de diámetro.

El Sonido: los hit-hats deben tener un sonido chick claramente definido, cuando se tocan con el pedal. Debes elegir un par de hi-hats que complementen el tono de tu ride. Los hi-hats de 14 pulgadas de diámetro son el tamaño más común, pero los hi-hats más pequeños (13 pulgadas y menos) también están disponibles y tienden a tener un tono más alto, responden más rápido y producen un menor volumen que los hi-hats de mayor tamaño. Asegúrate de verificar que los platillos funcionan bien dentro del rango de volumen de tu forma de tocar.

Platillos Splash

Los platillos Splash son versiones más pequeñas de los platillos crash, con un sustain más corto. Puesto que son pequeños, se pueden utilizar para reproducir patrones acentuados rápidos. Se utilizan con frecuencia en el jazz Dixieland y muchos otros estilos de música y, por lo general, van desde 6 a 12 pulgadas de diámetro.

El Sonido: los platillos Splash ofrecen breves estallidos de sonido agudo, con muy poco sustain y menor volumen que los platillos crash. ¿El tono y matices de los platillos splash se corresponde con tus otros platillos? Si el sustain y el volumen son más largos y más fuertes, deberías considerar un modelo más delgado o más pequeño. Por el contrario, si el platillo tiene demasiado poco sustain, explora modelos más gruesos o más grandes.

Platillos de Efectos / Platillo China

Además de los platillos mencionados, también hay platillos de efectos especiales, como los platillos China, que ofrecen fuertes explosiones de ruido blanco, y con remaches en los que chisporrotean mientras van decayendo. Y también los gongs, que son enormes platillos que se tocan con una gran maza.

Producción

Cada platillo es único en sus características de sonido. Las técnicas modernas de fabricación garantizan una calidad duradera y modelos más consistentes, sin embargo, existen pequeñas diferencias que todavía provocan sutilmente diferentes propiedades de sonido, incluso entre modelos idénticos de platillos.

En general, la fabricación de platillos profesionales de alta calidad, ha cambiado poco durante el siglo pasado. Aunque las máquinas han hecho el proceso más fácil y más consistente, se han utilizado principalmente para complementar el talento de los herreros de platillos, creando instrumentos musicales únicos y de alta calidad. Sin embargo, la producción en masa y la automatización también se han utilizado para crear platillos de menor precio, con resultados variables. Parece ser que los procesos de fabricación más automatizados, resultan en tonos de platillos menos singulares y menor carácter. Siempre deja que tus oídos te guíen.

El Proceso de Fabricación

Cada fabricante de platillos tiene ‘su sonido’ en algún lugar de su almacén. Las empresas emplean un director creativo que mantiene un contacto permanente con sus principales probadores profesionales, para recoger ideas de diseño de nuevos platillos. El material, el tipo de campana de platillo, el perfil y la forma cónica del plato, así como los patrones de torneado o martilleo, están diseñados para producir un sonido determinado.

Los platillos primero son vertidos como piezas con las aleaciones propietarias que cada fabricante utiliza. La composición exacta de estas aleaciones es un secreto muy bien guardado. El centro de cada pieza en bruto se calienta (fig. 1) y se forma la campana (fig. 2).

Fig.1

Fig.2

El siguiente paso es hacer un agujero en el centro del platillo (fig. 3). Algunos platillos pasan por otro tratamiento térmico, en un horno de alta temperatura, para añadir características especiales de sonido. La estructura molecular de un platillo se ve afectada por el calor, haciendo que el metal sea más duro y/o más flexible. (Fig. 4).

Fig.3

Fig.4

La parte más importante de la fabricación, es el martilleo de los platillos. Algunos de los procesos tradicionales de fabricación de platillos, utilizan el martilleo a mano para este paso de trabajo intensivo, pero la mayoría de los herreros de platillos, sacan provecho de los martillos neumáticos. A pesar de la ayuda de este dispositivo de martilleo, el fabricante de platillos tiene el control de la velocidad, el patrón, la fuerza y muchos otros parámetros importantes durante el martilleo (Fig. 5). Las correcciones de forma y el martilleo final, a menudo se realiza con sólo un yunque y un martillo (fig. 6).

Fig.5

Fig.6

Las ranuras pueden ser torneadas en la superficie del plato con una piedra de amolar afilada, lo que garantiza un control preciso del espesor. Este método de producción tiene una precisión de 0,05 mm (el espesor de un cabello humano). (Fig. 7/8)

Fig.7

Fig.8

La forma del platillo se comprueba constantemente durante el proceso de martilleo (Fig. 9/10).

Fig.9

Fig.10

Se tiene especial cuidado asegurándose de que los platillos se moldean uniformemente, y se apoyan sobre una mesa de acero de diseño personalizado (Fig. 11). El espesor del platillo se comprueba girándolo manualmente y midiéndolo con un micrómetro especial (fig. 12).

Fig.11

Fig.12

Después de este paso, los bordes de los platillos se enderezan, y el logo y el modelo del fabricante se marcan en el plato (Fig. 13). A continuación, los platillos reciben un revestimiento protector especial para evitar la oxidación (fig. 14).

Fig.13

Fig.14

En el paso final del proceso de fabricación, el sonido de cada plato se compara al de un platillo de referencia, creado como prototipo para la línea de fabricación (Fig. 15). Si un platillo varía del platillo de referencia, se funde y se recicla. Esto asegura que sólo se envían a los clientes los instrumentos con características de sonido ideal y de calidad.

Materiales

Hay cuatro principales aleaciones utilizadas en la fabricación de platillos: bronce, bronce dúctil, latón y alpaca.

Bronce

El bronce es la aleación metálica tradicional utilizada para platillos finos. Por lo general, una parte de estaño se mezcla con cuatro partes de cobre. Aunque la composición exacta de la fórmula varía entre los fabricantes, ésta es la relación aproximada de metales, aunque algunos varían la cantidad de estaño, o añaden pequeñas cantidades de otros elementos tales como plata, oro y fósforo.

El bronce es una aleación de dos fases: al ser vertido, los dos metales se mezclan ellos mismos, formando bolitas de cobre recubiertas de estaño. Por lo tanto el metal es más duro y más flexible que una aleación monofásica, y esto afecta a la forma en la que el material reacciona a un tratamiento adicional, a través del martilleo y torneado.

Bronce Dúctil

En el bronce dúctil, la cantidad de estaño es de no más del 8% de la aleación. Se trata de una aleación de una sola fase, y puede ser enrollada en frío en láminas y está disponible como chapa metálica comercial, con diferentes fórmulas y grados de resistencia. Es menos sensible de lo que es una aleación de bronce como tal y se utiliza comúnmente para platillos de principiantes y de nivel intermedio.

En el siglo XX, se hicieron intentos para hacer platillos de bronce dúctil de alta calidad, principalmente por razones económicas, pero los resultados no han sido tan buenos como con la fórmula tradicional de 20% de estaño. Hoy en día, la mejora de las técnicas de fabricación ha creado platillos de mayor calidad a base de bronce dúctil, lo que tiende a funcionar bien en los estilos más fuertes de música. Algunos modelos se acercan al sonido de los platillos con un 20% de estaño.

Latón

El latón es una forma menos costosa de chapa y se utiliza comúnmente para platillos de nivel de entrada. Los platillos de latón suele componerse de 38% de cinc y 62% de cobre. Esta hoja de metal es fácil de trabajar y tiene un tono cálido y/o ligeramente apagado.

Alpaca

La alpaca que se utiliza durante la producción de platillos, por lo general, se compone de una aleación de cuproníquel con un contenido de níquel de aproximadamente 12%. Los platillos elaborados con alpaca, se utilizan principalmente para platillos de algunos principiantes.

Muy pocos platillos están hechos de alpaca, a excepción de algunos instrumentos de alta calidad, que suelen tener un sonido moderno y exótico. La alpaca es un material flexible y se presenta como una forma de hoja de metal. La designación de alpaca se utiliza generalmente para todos los platillos de bronce con el níquel como el ingrediente principal de la aleación, y el níquel/bronce se refiere a los platillos hechos con un contenido inferior de níquel.

Los platillos de alpaca tienen un sonido brillante, pero carecen de la sensibilidad de los bronces de estaño. En la mitad del siglo XX se hicieron muchos platillos con aleaciones de níquel, lo que se puede oír en muchas grabaciones antiguas.

Otras aleaciones

Algunos platillos están hechos de silicona y bronces de aluminio, pero estas aleaciones no se han hecho populares.

A diferencia de los platillos, algunas campanas y cortinas están hechas de muchos materiales y aleaciones diferentes. Algunas campanas tradicionales incluso se hacen de aleaciones ferrosas (a base de hierro).

Aplicación

Herrajes

Necesitarás herrajes (soportes) para montar platillos alrededor de tu batería. Una buena selección de soportes, sin duda puede hacer que llegues a tus platillos y los toques más cómodamente, y conocer el uso adecuado de los soportes puede ayudar a que tus platillos duren más tiempo y ofrezcan un sonido más musical. Los herrajes deben ser fáciles de ajustar y posicionar, a la vez que ofrezcan una estabilidad suficiente para tu estilo de interpretación. Un baterísta de jazz ligero, no requiere los herrajes de alta resistencia de alguien que toque Metal contundente. Siempre debes asegurarte de que los soportes de platillos tengan arandelas encima y debajo del plato, y un casquillo de plástico para evitar el contacto de metal con metal entre el platillo y el soporte. Dado que el soporte está hecho de acero y el platillo está hecho de materiales más blandos, el contacto de metal con metal puede causar un daño gradual en el platillo. Con el tiempo, la abrasión del metal puede hacer que el agujero del centro del platillo se haga ovalado (en forma de ojo de cerradura) y, finalmente, se agriete y se rompa. Tus platillos deben ser capaces de moverse libremente entre los fieltros de los platillos y el tornillo de mariposa no debe sujetar el plato con fuerza, ya que esto puede causar daños en tu plato y alterar su tono.

Técnica de Interpretación Adecuada

El borde de un platillo es su parte más fina y más sensible, por lo tanto, uno debe pensar en el ángulo y la fuerza con que se golpea. La inclinación de un platillo crash reduce el impacto de la baqueta. Además, tocar los platillos crash ‘de refilón’ en los que la baqueta hace un breve contacto angular con el platillo, en lugar de tocar de lleno, puede proteger los platillos de posibles daños. Los baterístas que tocan sus platillos montados muy alto y en plano, tienden a agrietarse y, finalmente, romperse. Sin embargo, si el platillo está en un ángulo demasiado pronunciado, será difícil conseguir un buen rebote del plato y será fatigoso de tocar.

Elegir el platillo adecuado para tu estilo de interpretación es muy importante. Los baterístas que tocan música Heavy y golpean fuertemente con baquetas más grandes, no deben elegir los platillos más finos, ya que no proyectarán suficiente sonido para cortar la música, o no soportarán un estilo agresivo de interpretación. Los baterístas que tocan con platillos que son demasiado delgados, tienden a golpear muy duro, esforzándose en exceso y dañando sus platillos. Los baterístas ruidosos deben seleccionar los platillos más gruesos, ya que proyectarán más sonido, serán más duraderos y ayudarán a conservar su energía. Familiarizarse con tus platillos y saber cómo reaccionan a tu interpretación te ayudará a conseguir los resultados que deseas.

Cuidados

Limpieza de los Platillos

Los platos se tratan al final del proceso de producción con un revestimiento protector especial, diseñado para protegerlos de marcas de dedos y de baquetas. Esto ayuda a evitar la oxidación de los platillos (que resulta en un color oscuro o verdoso comúnmente visto en los platillos más viejos). Esta capa protectora aplicada por el fabricante, hace el mantenimiento muy sencillo. Las marcas ligeras, el polvo y la suciedad pueden eliminarse fácilmente con un paño suave en la dirección de las ranuras. Limpiar los platillos después de su uso puede ayudar a mantener tus platillos como nuevos durante mucho tiempo.

Los platillos muy sucios se pueden limpiar con un pulidor de metales, pero ten cuidado: cuanto más intensa sea la limpieza, mayor será la oportunidad de cambiar el sonido de los platillos. No utilices nunca productos de limpieza, medios mecánicos ¡o una máquina pulidora! El pulido de un platillo con una máquina crea calor que puede cambiar permanentemente su sonido. En su lugar, utiliza un jabón suave y agua, o uno de los pulidores de platillo especiales fabricados para este fin, y frotar en la dirección de los surcos.

Paiste Cymbal Cleaner

Pro Mark Groove Juice

Protección de los Platillos

El almacenamiento y transporte correcto de los platillos puede aumentar su esperanza de vida en gran medida. Hay que tener en cuenta las siguientes reglas:

Nunca inclines un platillo sobre su borde y nunca sobre superficies duras como el hormigón, ya que esto puede dañar el borde, llevando a que se produzcan fisuras en el metal.

Conclusión

Cada platillo produce un sonido único. Los procesos de fabricación de hoy en día, garantizan la calidad y una consistencia dura, sin embargo, las diferencias sutiles en el sonido surgen de diferencias en los materiales, el diseño y las técnicas de fabricación.

Un baterísta con experiencia tendrá una idea del sonido que quiere de sus platillos; los principiantes, a menudo tienen poca o ninguna idea de cómo deben sonar los platillos. Escuchar una variedad de tipos y modelos de platillos es la mejor manera de encontrar lo que se desea. Los fabricantes tienen cuidado y orgullo en la coordinación de las propiedades tonales, comunes en cada una de sus líneas de platillos. Si encuentras un platillo que te gusta, es posible que, por lo general, des por sentado que el resto de la serie ofrecerá características similares. Deja que tus oídos sean quienes te guíen. Un buen distribuidor tendrá muchas marcas y modelos diferentes de platillos disponibles para probar. Traer un amigo para ayudarte a tocar el platillo mientras se escucha a distancia, puede ayudar a tener una idea objetiva de cómo le va a sonar a tu público. Esperamos que esta guía te haya abierto los ojos y los oídos, para que tengas en cuenta algunas cosas cuando busques y escuches mientras compras unos platillos.

En Baires Rocks, podrás conseguir los mejores Platillos, accesorios y mucho más. Podés visitarnos en nuestro Showroom. ¡Te esperamos!