Los mejores pianos digitales modernos suenan sorprendentemente realistas -indistinguibles de un piano acústico en la mayoría de los oídos, especialmente cuando se graba. Tenemos la suerte de que ahora vivimos en un mundo donde los pianos que suenan muy bien son accesibles, portátiles y caben en una pequeña habitación. Mejor aún, se pueden tocar a niveles de volumen moderados, o incluso con auriculares. Muy a menudo vienen con no sólo una selección de sonidos de piano, sino con muchos otros también, y algunos incluso tienen la posibilidad de grabar tus interpretaciones.

Desde un principiante a un músico profesional que da conciertos. En esta guía, vamos a tratar de darte la información que necesitas para que puedas elegir el más adecuado para vos.

La revolución del piano digital, se encuentra en la tecnología conocida como ‘muestreo’. Esto implica grabar el sonido de un piano real mientras es tocado, a veces una nota a la vez y en múltiples niveles dinámicos, y luego repetirlo cuando las teclas del teclado electrónico se toquen. La calidad de las muestras utilizadas varía considerablemente, y el precio que pagas por tu piano se verá afectado significativamente por la inversión que hayas realizado para recrear el sonido original -en gran medida, realmente obtienes lo que pagas.

Para capturar las muestras de los mejores pianos digitales, se utilizan micrófonos de muy alta calidad, pre-amplificadores y otros equipos de grabación. El arte consiste en la recreación de la respuesta real de una tecla del piano cuando se toca -el sonido debe ser veraz y consistente, tanto si estás tocando suavemente, como si lo haces con fuerza.

En la época del muestreo, incluso los pianos digitales de relativamente bajo precio, pueden sonar convincentes y sonar bien -a menudo mejor que los pianos reales de un precio equivalente. También se caracterizan por ofrecer más de un tipo de sonido de piano, para que puedas seleccionar uno que se adapte al estado de ánimo -un piano de cola para algunos intérpretes introspectivos, o un brillante piano vertical para un buen viejo sonsonete.

Sea cual sea tu preferencia, la tecnología de muestreo ha hecho posible que la mayoría de nosotros pueda permitirse un piano que suene bien, y tener uno incluso en un pequeño apartamento. Los pianos digitales están ayudando a la gente de todas las edades y capacidades a hacer música.

Sonido

La primera y más importante consideración a la hora de comprar cualquier instrumento, es el sonido que hace. Como hemos visto, al considerar los pianos digitales, hay un fuerte vínculo entre la calidad del sonido y el precio que pagas.

Sin embargo, el estándar mínimo es todavía bastante alto. Si estás comprando el primer instrumento para un joven principiante, el sonido de un piano barato probablemente sea perfectamente aceptable, especialmente si se tiene en cuenta que lo que puede haber descubierto este año un ‘aspirante a Liszt’, el próximo año puede tener intereses de consumo completamente diferentes...


Rango

La calidad del sonido puede variar en diferentes partes del teclado. En los pianos más baratos, es posible que el sonido esté muy bien en el registro medio, pero se hace empalagoso y distorsionado en los registros más bajos. El registro más alto también se deteriora a medida que vamos subiendo por el teclado.

Ambos fenómenos son el resultado de un muestreo y una tecnología de reproducción de sonido baratos -los procesos electrónicos involucrados pueden cambiar el carácter esencial del sonido, incluso si la grabación original fuera lo bastante buena.


Sensibilidad al tacto

La capacidad de respuesta de las teclas es conocida como su sensibilidad al tacto, y es otra marca de la calidad del piano. En un piano de verdad, el sonido se hace más fuerte y más brillante cuando golpeas las teclas más fuerte; o más suave y más dulce, al tocar pausadamente. Los mejores pianos digitales reproducen estas características con gran precisión, pero también se puede esperar un grado aceptable de sensibilidad al tacto, en los modelos de menor precio.

A lo largo de esta guía, la primera consideración es siempre ‘¿qué necesitas?’. Si te tomas en serio lo de tocar el piano, entonces las sensibilidad al tacto será un problema importante -su expresividad estará determinada por la respuesta de las teclas y los altavoces. Pero si tú o uno de tus hijos está empezando, probablemente podrás conformarte con un sonido digital más básico.


Elección

Una de las grandes ventajas de un piano digital es que por lo general dan una variedad de sonidos. Y no sólo los pianos acústicos –también conseguirás a menudo sonidos de pianos eléctricos, órganos e incluso cuerdas. Una vez más, ten en cuenta tus necesidades. Un profesional puede querer una pequeña selección de excelentes sonidos de piano acústico y eléctrico, mientras que alguien que toca por diversión, puede querer más variedad, con una menor preocupación por la calidad realista de cada sonido. Asegúrate de que el piano digital que utilices ofrezca la gama de sonidos que necesitas.


Efectos

Algunos pianos digitales han incorporado efectos como eco, reverberación y chorus. Aquellos con sonidos de órgano electrónico pueden incorporar también el sonido de un altavoz giratorio Leslie. Ten cuidado al considerar estas opciones -la calidad del sonido básico puede estar comprometida al permitir la inclusión de efectos que no necesita. Si eres un profesional, posiblemente tendrás tu propio procesador(es) de efectos dedicado, que por lo general hará un trabajo mucho mejor. Sin embargo, los efectos integrados también puede enriquecer el sonido y añadir una dimensión atractiva de color y diversión –la decisión es tuya.


Acción

La acción de un piano es el nombre que recibe el mecanismo de las teclas y las partes que hay detrás de ellas, y también se utiliza para describir la sensación física de la misma por debajo de los dedos. Es una consideración vital -las teclas deben responder con precisión al tacto si quieres tocar con verdadera expresión.

Para los jóvenes principiantes, el peso de la acción es una preocupación importante. Si es demasiado ligera, pueden tener dificultades para progresar hacia un instrumento de mejor calidad, pero si es demasiado pesada, puede ser desalentador y aún peor, podría incluso dañar la formación de los músculos de los dedos.

Ya hemos considerado la sensibilidad al tacto como una parte del sonido del instrumento y, por supuesto, está estrechamente relacionada con la acción.

Los pianos reales, e incluso los pianos eléctricos auténticos como el Fender Rhodes y el Wurlitzer, son dispositivos orgánicos y mecánicos. Existe una relación directa entre el peso que proyectas en tu forma de tocar y los sonidos que se producen. En el mundo digital, casi todo es artificial, y la capacidad de respuesta de la acción, en última instancia, tiene que ver con lo buena que puede llegar a ser la electrónica, y con la calidad del propio teclado. Se necesita una respuesta suave y positiva cuando se pulsan las teclas, más que un ruido entrecortado.


Cubierta

Hay dos consideraciones opuestas a la hora de elegir un piano -¿Lo quieres ligero y portátil, y por lo tanto probablemente hecho de plástico o de metal, o quieres una bonita pieza revestida de madera pesada?

La buena noticia es que con cualquiera que elijas, no vas a tener el tipo de problemas que existirían al mover cualquier tipo de piano auténtico, aunque sea uno compacto en posición vertical. Prácticamente todos los pianos digitales son más ligeros que uno real, y por lo general pueden desmontarse en partes más pequeñas.

Los pianistas que van de gira probablemente optarán por un modelo verdaderamente portátil. Aquí, la principal preocupación es la estabilidad de la cubierta y la disposición de los controles. Si disponemos de knobs y deslizadores para interactuar con ellos, ¿es probable que se dañen durante el transporte (o de hecho, en el tránsito)? Un flightcase (maleta rígida de transporte), o por lo menos una funda bien acolchada son esenciales.

Si el piano es para uso doméstico, o para una iglesia u otro lugar, entonces su aspecto vuelve a ser una consideración de lo más importante. Hay un montón de modelos que son sustitutos muy buenos de pianos reales en términos de apariencia, que son completados con atractivas cubiertas de madera. La gran ventaja es que tienes más flexibilidad –los pianos digitales vienen en todas las formas y tamaños, así que puedes elegir un diseño que se adapte a la habitación donde se ubicará, ¡incluso si eso significa que sea un piano de cola de color blanco pulido!


Amplificación

Al abordar este tema, entramos en un reino que durante mucho tiempo ha sido la pesadilla de los teclistas. Los teclados electrónicos de todo tipo son instrumentos de alta fidelidad, que producen sonidos ricos con tonalidades sutiles, mediante señales electrónicas que son procesadas por un mezclador, ‘absorbidas’ y ‘regurgitadas’ por un amplificador y arrojadas al aire por un altavoz, con un sonido original a veces desmenuzado más allá de todo reconocimiento. Afortunadamente, los modernos sistemas de PA son capaces de reproducir con buena calidad todo el espectro de frecuencias, aunque también quedan muchos con un sonido más pobre.

Sin embargo, el problema anterior queda relegado en gran medida, a los músicos que dan conciertos. Al comprar un piano digital para su uso en el hogar, el amplificador y los altavoces incorporados en el instrumento suelen ser perfectamente adecuados, y en los modelos más caros, deberían ser excelentes.

En todos los casos, una cuestión clave es el volumen -¿Cómo de fuerte necesitas que suene tu piano? Para su uso en el hogar, el sistema integrado debería estar bien. Sin embargo, en una banda, o para un gran evento, tendrás que considerar algún tipo de amplificación adicional. La regla es que una vez más, pagas en función de lo que te llevas, pero elige con cuidado -incluso en los más altos niveles profesionales, podrás oír algunos sonidos que son de todo menos agradables, independientemente de lo bien que suene el resto de la banda.

  • Elige tus altavoces con mucho cuidado. El problema con los teclados es el rango de frecuencias que producen -desde las muy altas, a las muy bajas, con todos los matices entre ambas. Lo ideal sería tener un par de altavoces de 12" de rango completo y al menos un subwoofer –de hecho, no deja de ser un sistema de PA. Sin embargo, como esto suele ser poco práctico, comprueba la respuesta en frecuencia de los altavoces, y ve a por una gama tan amplia como sea posible. 

  • Si no estás utilizando altavoces con alimentación o ‘activos’, ve a por un amplificador de potencia estéreo bueno -por lo menos de 200W RMS- y asegúrate de que sea más potente que los altavoces, de modo que tengas un montón de ‘headroom’. El objetivo es obtener el volumen que necesites sin distorsión, con un sonido rico y pleno, incluso a niveles bajos. 

  • En el mercado hay disponibles amplificadores combo especializados, los cuales están diseñados para dar cabida a las necesidades particulares de los teclados. Sin embargo, si deseas sacar el máximo provecho de la tecnología digital estéreo de tu piano, realmente necesitarás un par de combos, configurados a cada lado del escenario o habitación. 

  • Si estás utilizando tu piano con otro teclado o dos, considera invertir en tu propia pequeña mesa de mezclas para que pueda enviar una sola señal estéreo al sistema PA principal. En este contexto, un combo puede ser útil como monitor de escenario.

Si no tienes necesidad de competir con el sonido de una banda u orquesta, un potente equipo de música de alta fidelidad razonable, puede ser una buena manera de amplificar un piano digital, especialmente cuando no hay altavoces incorporados en el propio piano. Por supuesto, la mayoría de los modelos están equipados con tomas para auriculares, para que puedas tocar tranquilamente, con sólo el sonido de las teclas como única molestia para quienes te rodean. Como con cualquier tipo de auriculares, asegúrate de que no tengas el sonido muy fuerte, y haz descansos regulares. La exposición prolongada a corta distancia, incluso a un volumen bajo, puede ser tan perjudicial como estar expuesto a sonidos breves excesivamente fuertes.


Términos Técnicos

Los pianos digitales son dispositivos electrónicos y hay algunos aspectos técnicos a tener en cuenta al elegir tu instrumento:

Polifonía

Este término describe el número de notas que pueden sonar simultáneamente. Al igual que las computadoras, los instrumentos electrónicos están limitados por la capacidad de los chips que llevan dentro, y cuantos más sonidos quieras reproducir, más datos tiene que manejar el procesador. Tu piano es probable que tenga 32 notas, 64 notas o incluso 128 notas de polifonía. Quizá puedas sentir que tan sólo puedes tocar diez notas a la vez (a menos que seas Jerry Lee Lewis, ¡que también utilizó sus pies para tocar!), pero recuerda que en el mundo electrónico, una nota sostenida cuenta como una nota, aún después de haberse pulsado. Una mayor polifonía permite al piano digital sonar y sostenerse como un piano real. Cuidado con los modelos que utilizan muestras estéreo - en realidad, la citada polifonía puede reducirse a la mitad, ya que dos ‘voces’ están siendo ocupadas para cada nota que se toca.

MIDI

El Inferfaz Digital para Instrumentos Musicales (MIDI) se trata en mayor profundidad en nuestra Guía Online para Teclados Portátiles. Es un sistema que permite conectar dos o más instrumentos musicales electrónicos entre sí y controlarlos desde un único teclado o un ordenador. Muchos pianos digitales tienen conexiones MIDI, que son útiles si estás trabajando con más de un teclado, deseas utilizar secuenciación o notación por software en un ordenador, o descargar nuevos sonidos.

Secuenciador

Es un término técnico para una función que te permite crear un acompañamiento automático para tu interpretación. Tú tocas una secuencia de notas y el secuenciador la reproduce mientras tocas otra parte. Para la composición o su uso en el hogar, un secuenciador puede ser útil y divertido. Algunos pianos digitales -a menudo conocidos como ‘pianos con acompañamientos’- llevan incorporados secuenciadores y cajas de ritmos, de modo que puedes crear piezas rítmicas completas por ti mismo.

Transposición

Algunos podrían llamarlo trampa, pero la mayoría de pianos digitales te permiten cambiar la escala de su teclado electrónico, por lo que es más fácil de tocar en inusuales claves. Sin embargo, ten cuidado con esta facilidad cuando toques en vivo -a menos que sea rápido y fácil cambiar entre afinaciones, ¡te pueden pillar!, especialmente si has estado tocando un teclado diferente por una pequeña cifra, y luego regresas a un piano que has olvidado re-afinar.


Conclusión

Elegir un piano digital, en realidad implica muchas de las mismas consideraciones que la elección de un piano real. Debes pensar en el sonido, la acción y el aspecto, así como lo fácil que será moverse con él. De la misma manera que dos pianos reales nunca pueden ser iguales, los pianos digitales te dan consistencia, flexibilidad y más sonidos para elegir. Piensa que un piano digital no necesita afinarse. Así que elige con los ojos y los oídos abiertos, y trata de encontrar el piano que te dé el sonido que deseas y en el formato que se adapte a tu forma de tocar y de vivir.