Originalmente la guitarra de concierto fue concebida para extraer de ella lo mejor de las obras de compositores clásicos como Tárrega, Carcassi o Sor. Cuando a principios de los años 60s se fue extendiendo el Rock’n'Roll, se percibía la burla y la mofa entre los círculos puristas cuando se empleaba de forma "sacrílega“ la guitarra de concierto, por ejemplo para entonar canciones de Elvis. No fue al menos hasta el gigantesco éxito del álbum "Unplugged" de Eric Clapton cuando hasta los puristas más acérrimos se dieron cuenta de que el cálido y sereno sonido de la guitarra de concierto resultaba ya una parte integradora en la producción de música comercial contemporánea. A pesar de este desarrollo, no cabe discusión alguna en el hecho de que esa extensión paulatina del empleo de la guitarra de concierto, en gran medida ha venido marcada por la influencia del desarrollo de la música "clásica“ de guitarra a lo largo del siglo 19.


Lee mas »